Otro mundo es posible 4


Después de bastante tiempo dedicado a otros proyectos he decidido volver a mi blog, lo inicié con mucha ilusión porque es un espacio maravilloso para contarte mi forma de ver el mundo y compartir mis pensamientos.

Llevaba ya días dándole vueltas al tema con el que retomar este espacio y después de la tarde de ayer, hoy por fin lo tengo claro: otro mundo es posible.

En una época en la que poner el telediario da auténtico pánico, en la que estamos tan desensibilizados con el sufrimiento ajeno, que parece que cada uno va a su bola gritando eso de “sálvese quien pueda”, en medio de esta cultura del miedo y el desencanto va y me encuentro con un grupo de personas que se juntan un martes por la tarde, en una ciudad cualquiera, para llevar adelante un proyecto tan “sencillo” como democratizar el conocimiento y la sabiduría entre los jóvenes, de manera que puedan aprovechar la adolescencia como una etapa de aprendizaje y crecimiento”.

O lo que es lo mismo, que el camino para cambiar esta sociedad y vivir de forma más consciente y comprometida pasa por conocerse a uno mismo.

Somos muchos quienes pensamos que en el sistema educativo actual hay una carencia enorme en cuanto a todo lo relacionado con la inteligencia emocional, las relaciones con los otros y el autoconocimiento. La mayoría estamos de acuerdo en que la solución pasa por las futuras generaciones y lo ideal sería empezar desde abajo, ahora bien ¿qué podemos hacer nosotros?

Quién no habría agradecido, que en ese momento en que no sabes lo que quieres, que parece que nadie te entienda y tu cabeza es un mar de dudas que hubiera alguien dispuesto a escucharte sin juzgar.

¿Qué pasaría si antes de encontrarte con esos sinsabores de la vida hubieras oído hablar de valores, responsabilidad personal y libertad emocional? ¿Y si te hubieran educado desde la confianza, enseñándote a salir de tu zona de confort? ¿Qué de diferentes serían las cosas si pudieras comunicarte de forma asertiva, si te hubieran potenciado tu imaginación y tu creatividad para generarte muchas formas distintas de resolver los problemas?

Qué bien nos vendría a todos unas clases de gestión emocional, qué diferente serían nuestras relaciones si las viviéramos desde la independencia sabiendo poner límites y aceptando el desapego. Y antes o después nos llegaría la hora de practicar lo que nos explicaron sobre la gestión del duelo y la aceptación de la muerte.

Ayer me di cuenta que otro mundo era posible porque por segundo año consecutivo estuve junto a más de 40 profesionales dando la bienvenida a 24 jóvenes que han decido iniciar un camino de cambio y crecimiento personal. Una formación totalmente gratuita donde reina la ilusión, el altruismo, la generosidad, y el amor que sentimos hacía lo que hacemos y hacía quienes nos rodean.

Este proyecto por idealista que parezca ya está funcionando en muchas ciudades españolas y es un orgullo para mi formar parte de él porque desde el momento que lo conocí me emocioné al pensar que hay muchas personas a mi alrededor que se mueven desde dentro, con el único objetivo de hacer que ese otro mundo con el que soñamos sea posible.

Si quieres saber más sobre este proyecto visita www.laakademia.org

_MG_7190 (2)

 

 

“No hay mejor escuela que la vida ni mayor oficio que aprender a vivir”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

4 comentarios en “Otro mundo es posible

  • Maria Máñez

    ¡Me encanta Mamen!
    Gracias por tu nuevo artículo, me ha inspirado para escribir mi próximo post. :)
    No hace mucho que estoy acercándome al mundo de los adolescentes y me resulta realmente apasionante trabajar con ellos. Bien es cierto que es una edad tachada de “dificil”, sin embargo, es un momento potencialmente bueno para contribuir a que definan su personalidad y ayudarles a marcarse metas, a que se atrevan a soñar, enfocarles hacia lo que quieren conseguir y enseñarles a que detecten señales que indican que se están acercando a ello. Una vez conseguido este cambio de actitud, de manera de ver, pensar y sentir, el resto sólo es factor de tiempo y trabajo. Son unas mentes potencilmente creativas, además nos ponen el reto, de que no se conforman con cualquier cosa; cuestionan a la sociedad, a lo establecido porque muchos sienten que no encanjan con las obsoletas maneras de moverse e interactuar con el resto del mundo. Ellos ya estan creando su propio modelo y eso me resulta admirable a esas edades. Pienso es una bonita labor acompañarlos en esta parte de su autodescubrimiento. :)

    • Mamen Garrido Autor

      Hola María, gracias por tu comentario y por tu aportación, estoy de acuerdo contigo en que es una edad maravillosa para que empiecen a crearse u nuevo modelo de funcionar para vivir una vida menos condicionada y que les permita ser ellos mismos. Es fundamental la función de quienes les acompañan en el proceso.

      Un abrazo

  • Mónica Lucas

    Si!!! gracias por recordármelo y sobre todo por mostrármelo en primera persona. Este proyecto es fantástico primero, por lo que tu decías en el primer post de este bloc, porque si ellos pueden yo también puedo, y porque cada vez tengo más evidencias de que otro mundo es posible!!! un montón de profesionales ofreciendo su tiempo de forma altruista para colaborar con este proyecto, y un montón de chavales proponiéndose hacer un gran viaje interior. Que bueno estas iniciativas y que bueno que estés tu para gritarlo al mundo!!! Muchas gracias por tu reflexión. Eres muy grande!!

    • Mamen Garrido Autor

      Muchas gracias Mónica, seguro que dentro de poco tu también tendrás tu sitio en el proyecto, y ¿sabes qué? soy grande porque me rodeo de personas grandes que me apoyan, me animan y me ayudan a seguir siempre hacia adelante. Un besazo